Nuestra labor

Restauración Ecólogica

La Reserva Ecológica La Otra Opción nació con la compra de un terreno de 136 en septiembre de 2006 en una zona llamada “El Bastonal” en el municipio de Catemaco, Ver. Este terreno dedicado a la ganadería por su antiguo propietario, colinda con la zona núcleo II “Sierra de Santa Marta” de la Reserva de la Biosfera Los Tuxtlas. La mayoría de la superficie estaba transformada en potreros, a excepción de 50 ha que mantenían vegetación primaria aunque algo alterada ya que el ganado se movía por esa zona. Como primera actividad, fue retirar el ganado que pastaba en el terreno y planificar la reforestación del sitio.

En el

2018

Con el apoyo de

Hectáreas se reforestaron
0
Especies nativas de importancia ecológica
0
Árboles se plantaron en total
0
Personas de la comunidad se contrataron
0

Conservación

El establecimiento de la Reserva Ecológica La Otra Opción y las actividades de restauración han permitido una transformación total del sitio. Este trabajo no hubiera sido posible sin la participación directa de los habitantes vecinos a La Otra Opción, en su mayoría del ejido Miguel Hidalgo y Costilla “El Apompal”, quienes han tomado el proyecto como suyo y han colaborado en cada paso que se ha dado por transformar un potrero en un sitio biodiverso. Como primera actividad, fue retirar el ganado que pastaba en el terreno y planificar la reforestación del sitio.

Estudios realizados por

en

confirman que se está llevando a cabo una refaunación importante debido a que existen condiciones adecuadas para ello.

En Los Tuxtlas existen 20 especies de colibríes pertenecientes a la familia Trochilidae, de estas, 9 han sido observadas en La Otra Opción, 3 de ellas listadas en la NOM-059-SEMARNAT-2010 en la categoría de Protección Especial y una Endémica.

Meliponario

En el mundo hay más de 20 mil especies de abejas, en México tenemos más de 2 mil. A diferencia de lo que se cree, el 95 % de las abejas son solitarias e incluso parásitas de otras abejas. Solamente el 5% son abejas sociales que forman colonias y presentan distribución de roles. Desde tiempos prehispánicos, las abejas nativas sin aguijón o meliponinos, han sido criadas en meliponarios para obtener miel y cera que eran usados para consumo y pago de tributos. En la península de Yucatán, los mayas se enfocaron al manejo de Melipona beecheii y en el centro del país los nahuas a la especie Scaptotrigona mexicana. En los últimos años se ha hablado del declive de las abejas, refiriéndose principalmente a las abejas Apis originarias de Europa y Asia. Como parte de nuestro programa de manejo de fauna nativa, establecimos un meliponario de abejas sin aguijón del género Scaptotrigona mexicana y Plebeia frontalis; además, tenemos localizados varios nidos silvestres de otros meliponinos en nuestra reserva, los cuales monitoreamos y protegemos para evitar el saqueo indiscriminado por la importancia económica que tiene su miel.